Evangelio de Lucas

Lucas escribió dos libros, el Evangelio conocido con su nombre y el Libro de los Hechos. (Ver Hechos de los Apóstoles.) Su evangelio es nuestro tema de hoy.

Debemos mencionar, antes que nada, algunas palabras sobre el hombre que nos ayudarán en una rápida mirada a su libro, tema de este artículo. Lucas es griego (su servicio festivo el 18 de octubre lo llama “la belleza de los antioqueños”. Quizás era un antioqueño de Siria. Se convirtió a Cristo alrededor del año 43 d.C. cuando Pablo y Bernabé estaban predicando en Antioquía). Acompañó a Pablo y lo ayudó en su trabajo. Era un hombre educado, hablaba con fluidez el griego que se hablaba en ese momento y conocía bien el trasfondo judío (esto lo indican, por ejemplo, las citas que tomó de la Septuaginta, el uso de títulos griegos y el carácter semítico que los caracterizaba). prevalece en los dichos de Jesús).

Lucas escribió su Evangelio entre los años 80-90, presentando la historia de la fe y la salvación de manera rica y elegante. San Erneo, obispo de Lyon (+202), confirmó la autenticidad de la atribución del tercer evangelio a san Lucas, “el médico amado”, amigo y compañero de Pablo (Colosenses 4,14; Filemón 24; 2 Timoteo 4,11) , y nadie se ha opuesto nunca a esta opinión.

El comienzo del Evangelio (1:1-4; ver también la introducción a los Hechos de los Apóstoles) indica que Lucas dirigió su libro a un amado en el Señor llamado Teófilo - un método literario muy conocido en su tiempo que era adoptado por los escritores griegos - y esto no impide decir que lo dirigió, a través de Teófilo, a todos los seres queridos del Señor, especialmente a aquellos de cultura griega que vivían fuera de Palestina. Al escribir su Evangelio, Lucas se basó en fuentes confiables, y el Evangelio de Marcos se considera una de sus fuentes principales (Colosenses 4:11 y 14, Filemón 24 y 2 Timoteo 4:11 sugieren que Lucas conoció personalmente a Marcos).

Lucas se caracteriza por un sentimiento sensible, y su Evangelio fue llamado “Evangelio de la Misericordia”, porque en él muestra la ternura de Dios, especialmente hacia los pobres, los pecadores, las mujeres y los niños que sufrían formas de desprecio en aquellos días. Quizás su acompañamiento al apóstol Pablo lo imbuyó de una misión apostólica basada en recordar a los cercanos y lejanos la necesidad de memorizar la Palabra de Dios y vivir según sus exigencias para ser verdaderos miembros de la Iglesia del Espíritu Santo.

El diseño del Tercer Evangelio es claro en sus líneas generales. Después de la introducción (1,1-2,52), vemos a Jesús en Galilea anunciando - tras una rápida introducción (el mensaje de Juan Bautista, el bautismo de Jesús y su tentación) - su misterio pascual (3,1-9). :50), y llamándonos a “seguirlo” El camino a Jerusalén (9:51-19:27) donde seremos testigos, en Jerusalén, del cumplimiento de este misterio a través de su muerte y resurrección (19:28-24: 35). Podemos resumir aún más este breve diseño diciendo que el Evangelio de Lucas es un viaje a Jerusalén. Es el camino de la mayor alegría anunciada por el cielo y que irradia desde el inicio del Evangelio hasta su final, una alegría que reside en la fe en Dios que, siendo pecadores, se dignó y nos amó perdonando nuestros pecados y concediéndonos la salvación. , y es evidente en cada estudiante que se encargó de proclamar esta verdad salvadora en todo tiempo y lugar.

La principal preocupación de Lucas era hablar de la llegada de paganos como él a creer en Jesús, que es “el hijo del hombre, el hijo de Dios” (3:38), como explica en una genealogía en la que Jesús se revela como el uno que viene a devolver a toda la humanidad a Dios después de corregir su relación con él, porque a través de él el reino se ha abierto a todos. De hecho, su Evangelio se dirige a una Iglesia (de origen pagano) que aún no ha podido -aunque haya aceptado la gracia- determinar su posición en relación con el mundo judío. Vemos que se hundió en muchos defectos. Perdió su impulso apostólico inicial al tornarse tibia y descuidada la oración, algunos de sus miembros la negaron y muchos de ellos se comportaron con espíritu farisaico, despreciando a los pecadores y comportándose con dureza con los pobres y pecadores. . Esto es lo que hizo que Lucas presentara a Cristo -y la profecía había cesado hacía mucho tiempo- como el nuevo profeta que esperaban los pobres de Dios en Palestina, y que no distinguía en su amor entre judío y pagano.

En su Evangelio, Lucas utiliza un vocabulario especial. Llama a Jesús “Kyrios” (que significa: Maestro o Señor), cuyo poder excede a todos los señores del mundo - especialmente a los emperadores - y no son nada ante Él, y lo llama “el. Salvador” -título que su lector prefiere a cualquier otro título- que “vino a buscar lo que estaba perdido” (19:10). No hay duda de que su Evangelio es uno de los que más resalta las sucesivas etapas por las que ha pasado la historia de la salvación (el Antiguo Testamento, el tiempo de Jesús, el tiempo de la Iglesia y la consumación de todo en los últimos tiempos). tiempo), y es, por tanto, el más prolífico de ellos anunciando la inmediatez de esta salvación, porque todo se cumple con Él “hoy”, porque todo nos fue dado por Jesús, el Señor y Salvador, cuyo reino venidero está presente. en el mundo y en nosotros de ahora en adelante.

Lucas iluminó el mundo con luz porque transmitió “la gloria de Dios”, y las oraciones en su día de fiesta muestran que puede ascender al cielo todos los que obedecen las palabras escritas por su mano, que son alas con las que puede ascender. “hacia el amor de Dios”.

mi boletín parroquial
Domingo 12 de octubre de 1997
Número 41

es_ESSpanish
Scroll al inicio